Hemos sido llamados por Cristo para estar con Él y extender su Reino con alma ardiente de apóstol   

Vivimos el espíritu del Movimiento Regnum Christi desde nuestra vocación de laicos consagrados. Tomamos por criterio, centro y modelo a Jesucristo. Nos ilumina el misterio de Cristo, consagrado al Padre y cercano a sus hermanos los hombres. Fundamos nuestra entrega en un amor personal, real, apasionado y fiel a Cristo. Para ello buscamos ser dóciles a las inspiraciones del Espíritu Santo, un contacto frecuente con la Eucaristía, nutrirnos de la Palabra de Dios, la oración, el silencio interior, la devoción a María y la renuncia de sí mismos.  

Compartimos la espiritualidad del Regnum Christi que nos propone cinco amores: amor a Cristo, amor a la Virgen María, amor a los hombres, amor al Papa y a la Iglesia, y en ella amor al Regnum Christi como camino para la vivencia de la propia vocación. 

 

 

Colaborando con la acción del Espíritu Santo buscamos cultivar una vida teologal que nos permita descubrir la presencia y acción amorosa de Dios en medio de las realidades del mundo y en todas las circunstancias de la vida.

Buscamos ser contemplativos y evangelizadores: evangelizadores por medio de la vida interior, la oración, la reflexión, y dando prioridad a la acción de Dios en nuestra propia santificación y en el apostolado; y evangelizadores porque la experiencia del amor de Cristo, que nos llama a compartir su misión, genera en nosotros un fuerte anhelo por corresponder como sus apóstoles apasionados.