Comunicado de la Asamblea General Extraordinaria a los miembros del Regnum Christi

¡Venga tu Reino!

A TODOS NUESTROS HERMANOS EN EL MOVIMIENTO REGNUM CHRISTI

Y habitó entre nosotros (Jn 1, 14). En estos días navideños, los laicos consagrados del Regnum Christi, reunidos en asamblea general extraordinaria en el Centro de Santa María del Lago en Chapala (Jalisco, México), hemos encontrado una vez más a Jesucristo que camina con nosotros como Hermano y Amigo, guiándonos hacia la plenitud de nuestra vocación a través de las variadas e inesperadas encrucijadas de la historia. A Él, nuestro Rey, rendimos nuestra adoración y renovamos nuestra plena adhesión, queriendo corresponder a su amor con generosidad y entusiasmo en unión con todos ustedes, hermanos nuestros en la común vocación al seguimiento de Cristo en el Movimiento. Les agradecemos sentidamente las oraciones que han elevado por los frutos de nuestros trabajos y las múltiples muestras de afecto que han estado haciéndonos llegar. En particular, damos gracias a las consagradas Gloria Rodríguez y Carmen Ramírez, al P. Sylvester Heereman, L.C. y a José Antonio Lebrija, miembro de la convención internacional de laicos, por habernos acompañado y sostenido en nuestras reflexiones.

Hemos participado la casi totalidad de los miembros de nuestra asociación; lo que ha hecho de esta asamblea una ocasión única, permitiéndonos experimentar intensamente el gozo espiritual y humano de nuestra hermandad en Cristo. ¡Qué hermoso y agradable es que los hermanos vivan unidos! (Salmo 133, 1). Hemos profundizado juntos en temas relativos a nuestra identidad específica y a nuestro servicio al Regnum Christi en un clima de paz, confianza, concordia y alegría, que es un don del Espíritu y que nos llena de profunda esperanza sobre nuestro futuro. Durante estos días de fraternidad, oración, reflexión, diálogo y determinaciones, los laicos consagrados hemos tenido permanentemente presentes, en nuestro corazón y en nuestras intenciones, el bien común del Movimiento y el de cada una de sus cuatro ramas.

El Movimiento Regnum Christi, de todos tan querido, se encuentra en un proceso de renovación, que pasa ahora por el reto de encontrar una configuración canónica que le permita continuar su misión de servicio a la Iglesia y al mundo en fidelidad a su carisma, como un único cuerpo articulado en las distintas vocaciones específicas que por don divino alberga. Como sabemos, la Santa Sede espera de nosotros una propuesta para dotarlo de personalidad jurídica. En consecuencia, nos hemos dedicado a revisar el borrador de estatuto general propuesto por el comité directivo general del Regnum Christi. Lo hemos hecho tomando en cuenta la noticia que los tres moderadores generales de las ramas consagradas nos comunicaron en su carta del pasado 18 de diciembre (Prot. DG-RC 0797-2017) acerca de la imposibilidad para la Congregación de Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica de aprobar una federación entre un instituto religioso y dos asociaciones de fieles. Hemos valorado también la propuesta que, en esa misma carta, se nos expuso de cambiar la naturaleza jurídica de nuestra asociación en Sociedad de Vida Apostólica para que la proyectada federación pueda hacerse entre realidades canónicas cuya aprobación es competencia de ese dicasterio de la Santa Sede. Asimismo, hemos revisado nuestros actuales estatutos particulares y nuestro reglamento.

              Ante todo, consideramos que el Movimiento Regnum Christi no se entiende como el resultado de una simple suma de sus partes, sino como una realidad carismática que reúne a todos sus miembros, llamados por el mismo Padre a compartir un mismo carisma y misión, y que de hecho se expresa en la variedad y comunión de sus ramas. Así, la opción de que sus tres ramas consagradas, debidamente habilitadas para ello, se federen se presenta hoy como un camino para comenzar a dotar de personalidad jurídica al Movimiento, el cual ha existido y existe con anterioridad a la federación. El Regnum Christi será siempre una realidad superior a la forma canónica que se constituya para su buen desenvolvimiento, y nos atañe a todos sus miembros y ramas promover en comunión el carisma que en él compartimos.

Desde junio de 2012, tanto los laicos consagrados del Regnum Christi como las consagradas del Regnum Christi contamos con un gobierno propio para mejor vivir y desarrollar nuestra vocación específica, de acuerdo con cuanto estableció el Delegado Pontificio Cardenal Velasio De Paolis a la luz de los resultados de la visita apostólica que nos hizo de su parte el ahora Cardenal Ricardo Blázquez. Los laicos consagrados del Regnum Christi conformamos una asociación privada de fieles sin personalidad jurídica con estatutos aprobados de forma provisional ad experimentum por el mismo Delegado Pontificio el 12 de diciembre de 2013.

En favor de la comunión del Movimiento, al servicio del cual Dios Nuestro Señor inspiró la vocación de los laicos consagrados, y teniendo en la mira el objetivo de facilitar el establecimiento de una federación con la Legión de Cristo y con las Consagradas del Regnum Christi, esta asamblea general extraordinaria ha decidido solicitar a la Santa Sede que nos erija como Sociedad de Vida Apostólica Laical. Hemos tomado esta resolución tras haber reflexionado y sopesado delante de Dios que esta figura canónica respeta bien las exigencias de nuestra vocación específica e incluso evidencia nuestro estilo de vida en cuanto comunidad de apóstoles. Creemos que este es el paso que Dios nos pide dar en este momento. Somos también conscientes de las consecuencias que comporta este cambio de naturaleza jurídica, que nos convertirá, si lo aprueba la Santa Sede, en una entidad pública en la Iglesia. Mantenemos, al mismo tiempo, nuestra consagración de vida con votos privados, tal como siempre la hemos vivido.

              Pensamos que una federación entre las tres ramas consagradas del Regnum Christi beneficiaría a todo el Movimiento, incluidos todos sus miembros laicos. La claridad en las relaciones entre los legionarios, las consagradas y los laicos consagrados facilitará nuestra comunión y nuestra entrega a la misión del Movimiento, que compartimos con los demás laicos. Se trata de una misión común, que realizamos todos en comunión desde nuestras vocaciones específicas, las cuales tanta riqueza aportan. Además, mediante esta federación todo el Movimiento en su conjunto dependería del mismo dicasterio de la Santa Sede.

              Al mismo tiempo, consideramos que una federación entre las ramas consagradas habrá de ser solo un paso más, si bien importante, en el proceso de reorganización del Movimiento Regnum Christi. Este proceso deberá continuarse hasta encontrar el modo en que los demás laicos del Movimiento puedan participar en el mismo de acuerdo con cuanto expresaron sus delegados en la convención internacional de junio de 2016. Nosotros no concebimos un Regnum Christi sin seglares comprometidos en su vida y misión como miembros de pleno derecho que participen de forma adecuada a su identidad laical.

               Nos alegra escribir estas líneas en esta fecha tan significativa para nuestra historia como es el 3 de enero y precisamente hoy a cincuenta años de la primera incorporación de laicos al Movimiento Regnum Christi, recordando con gratitud a aquellos jóvenes seglares que entonces creyeron y abrazaron este proyecto a los pies de María Santísima. A Ella confiamos hoy el presente y el futuro del Regnum Christi.

Al término de nuestra asamblea general extraordinaria, renovamos nuestra disposición a seguir ofreciendo al Movimiento, con la gracia de Dios, nuestro servicio incondicional a su misión. En unión de oraciones y profundamente agradecidos con todos ustedes, legionarios, consagradas y laicos del Movimiento, les deseamos un año nuevo lleno de bendiciones.

                                                                                     Santa María del Lago, Chapala, 3 de enero de 2018.

 

Se puede ver una galería de fotos de la asamblea en el siguiente hipervínculo