Emilio Martínez sobre lo que significa la Federación Regnum Christi y los regalos que la Santa Sede nos ha hecho con ella

El 31 de mayo, día de la Visitación de la Virgen a su prima santa Isabel, celebramos el aniversario de la erección canónica de la Federación Regnum Christi y de la aprobación de sus primeros Estatutos por la Santa Sede.

La Santa Sede reconocía al Regnum Christi como camino en la Iglesia para que los hombres se encuentren con Dios, y le dotó de una estructura -la Federación- “de una vasija”, como explica Emilio Martínez Albesa, “como medio seguro para conservar y beber el carisma con confianza” y para ser fieles al don de Dios, construir y hacer crecer el Regnum Christi en lo espiritual, apostólico y en lo comunitario (…): para salir y llevar a Cristo al mundo”

Como decía Monseñor José Rodríguez Carballo, O.F.M., Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, en una entrevista en 2018, erigir es “dar carta de ciudadanía en la Iglesia”, un “acto oficial” de la Iglesia en el que se nos dice “el camino de santidad que recorrer, (…) porque aquí estamos para una sola cosas: para ser santos”.

Los miembros del Colegio Directivo Territorial del Regnum Christi en España nos ofrecen cada uno una píldora para vibrar más con esta fiesta y poder celebrar ¡a voz en grito! el don recibido.

Emilio Martínez Albesa
Miembro del Colegio Directivo Territorial del Regnum Christi
Director territorial de los Laicos Consagrados del Regnum Christi

  • La Iglesia nos hace tres regalos con la Federación: la unidad jurídica, la misión apostólica, un instrumento para vivir el carisma.
  • Si queremos ser fieles al don de Dios, construir y hacer crecer el Regnum Christi en lo espiritual, en lo apostólico, en lo comunitario, tenemos un medio seguro en la Federación que la Santa Sede ha erigido para nosotros.
  • La Federación es la vasija apta para conservar el carisma del Regnum Christi y de la que podemos beberlo con confianza.

“Se cumplen felizmente ya dos años de la erección canónica de la Federación Regnum Christi. Como podemos ver en el Decreto, la Santa Sede nos da a la familia espiritual del Regnum Christi tres regalos:

  • El regalo de la unidad jurídica, que nos permite vivir en una comunión real, donde todos tenemos un lugar. Antes de la Federación, las distintas vocaciones que conforman el Regnum Christi estaban opacadas e incluso sufrimos bastante en nuestras relaciones interpersonales porque la unidad del Regnum Christi estaba apoyada en buenas intenciones, pero no contaba con una base jurídica adecuada para darnos expresión a todos.
  • El regalo de la misión apostólica. Es la Iglesia la que, al erigirnos canónicamente como institución pública suya, nos confía la misión a la que ya desde antes nosotros mismos nos hemos sentido llamados por Jesucristo. A partir de ahora, esta misión nos es dada a través de la jerarquía de la Iglesia, de los pastores que nos guían en nombre de Jesús. Escuchar a la Iglesia que nos envía, dando voz audible exteriormente a la llamada interior del mismo Jesucristo, nos confirma y nos compromete delante de Dios y también de todos nuestros hermanos en la Iglesia a actuar nuestro servicio apostólico. La misión del Regnum Christi no es una misión que nos hemos dado a nosotros mismos, sino una misión que la misma Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo, nos pide y nos envía a realizar.
  • Y el regalazo invaluable del instrumento para vivir nuestro carisma. La Federación es la vasija apta para conservar el carisma del Regnum Christi y de la que podemos beberlo con confianza. Ofrece al Regnum Christi unas autoridades que, por encargo de la Iglesia, han de cuidar y promover el carisma que todos compartimos, favoreciendo, integrando y armonizando los carismas personales y de las diversas vocaciones. Si queremos ser fieles al don de Dios, construir y hacer crecer el Regnum Christi en lo espiritual, en lo apostólico, en lo comunitario, tenemos un medio seguro en la Federación que la Santa Sede ha erigido para nosotros.

Para que disfrutemos de estos regalos y los hagamos fructificar, la Santa Sede aprobó los primeros estatutos de esta Federación. Estos Estatutos implican un reconocimiento de parte de la Santa Sede de la vocación de los miembros laicos del Regnum Christi. Mediante su asociación a la Federación, ellos entran a beneficiarse de pleno título de estos regalos. Se les reconoce partícipes y corresponsables en el carisma, en la misión y en la comunión del Regnum Christi.

El don de la erección canónica lo recibimos en la fiesta de la Visitación de la Virgen, lo que nos manifiesta la solicitud de María por nuestra familia espiritual y nos estimula a imitarla en salir a llevar a Cristo al mundo como apóstoles del Regnum Christi. Tenemos mucho que celebrar y que celebrar juntos”.

Para ver las píldora de los demás miembros del Colegio Directivo Territorial del Regnum Christi en España, les dejamos el link con la materia original: RegnumChristiES

 

Materia adaptada de: RegnumChristiES