Laicos Consagrados del Regnum Christi

Importancia de la cultura vocacional en la Iglesia en orden al servicio desde el Regnum Christi

A medida que vamos entendiendo mejor la misión y el carisma propio del Regnum Christi, vamos haciendo más conciencia de la necesidad de generar un cambio cultural dentro del Regnum Christi y por supuesto, en la Iglesia.  

 

Necesidad para nosotros de la promoción vocacional 

Tenemos la necesidad de pasar de una cultura del hacer a una del ser (de donde surge el quehacer), de una cultura del participar a una de la corresponsabilidad y de una cultura del reclutamiento a una vocacional, donde cada miembro del Regnum Christi pueda comprender que tiene una vocación personal, intransferible que el Señor le regala y que lo mejor que podemos hacer es descubrirla y seguirla.  

El término vocación ha sido entendido hasta nuestros días como el designio de Dios a una entrega total. Fuera de que busquemos la profundización y el entendimiento del elemento vocacional en el laico, la cultura vocacional nos impulsa a querer buscar y encontrar en todas las personas que formamos la plenitud de sus vidas y la misión que se les permite realizar. 

 

Vertientes de nuestra promoción vocacional 

La importancia de esto en las secciones propiciará un crecimiento en infinidad de iniciativas y compromiso apostólico de crecientes grupos de jóvenes y adultos entregados a la misión por la Iglesia conjunta a una sociedad mejorada. Asimismo, vendrán muchos jóvenes que estén dispuestos a entregar su vida por completo a la causa del Reino, en el sacerdocio, en la vida laical consagrada y en el matrimonio.  

La crisis en los matrimonios y familias que vemos incluso en los ambientes más cristianos puede deberse a que los jóvenes no contraen matrimonio con un sentido vocacional, es decir, como proyecto de vida donde Dios esté presente y comprometido con ellos, siendo el guía en sus decisiones. De aquí la importancia de propiciar una verdadera cultura vocacional en la Iglesia y en nuestras instituciones.  

 

Dar a conocer lo particular de nuestra vocación 

Debemos dejar de lado la idea de que “vocacionalizar” las actividades se refiere solo a la vida sacerdotal o consagrada. La promoción de la cultura mencionada hará que las conversaciones sobre la vocación sean normales y agradables, hará que no le tengan miedo a una entrega total, sino que, aun siendo admirable, se tome con naturalidad para que se llegue a entender que, “vocación” todos tenemos y que, igual que la misión particular, esta nos lleva a la plenitud de vida.  

 

El integrante más pequeño de la familia 

Nosotros los laicos consagrados entendemos que la promoción vocacional es fundamental para nuestro crecimiento y un mejor servicio a la Iglesia. Comprendemos además que es difícil de entender porque muchos no entienden la vocación laical. Los mismos laicos no entienden su propia vocación y eso no permite ver a los laicos consagrados como una forma de entrega total sino como un paso intermedio. De estas realidades surge nuestro interés por suscitar ciertas líneas de acción bien claras de nuestro trabajo de promoción o animación vocacional.  

Hacernos presentes para que nos conozcan 

1. Divulgar  

Lo primero es divulgar de la mejor manera los frutos de nuestro proceso de renovación que nos ha permitido tener mayor claridad de nuestra misión laical, de nuestra entrega total en la vida consagrada y de nuestro servicio a la Iglesia como miembros del Regnum Christi. 

2. Participar 

En esa misma línea hemos venido participando en actividades formativas para los directores de las secciones de jóvenes en todo México, así como en las reuniones con los directores locales de los dos territorios, en las asambleas del CAV Nacional y en las actividades nacionales de la pastoral vocacional de la Conferencia Episcopal Mexicana. Todo con la idea de poder explicar la esencia de nuestro aporte al Regnum Christi y a la Iglesia, aclarando dudas de la mejor manera posible y disipando prejuicios que se fueron formando en nuestros procesos institucionales.  

3. Invitar  

De igual modo, ya hemos tenido en el centro de Medicina algunos Open House para que jóvenes con inquietudes de entregarse totalmente al Señor, conozcan nuestra realidad. Nuestro centro de formación, que es la casa de Medicina en Lomas Anáhuac, es un lugar abierto donde los miembros del RC pueden convivir.  

4. Expandir 

Otra línea de acción en ese compartir la vocación con los demás miembros del Reino es participar en actividades formativas de otras secciones como Querétaro, Irapuato, y más adelante Guadalajara, León y Morelia. Asimismo, estamos participando en las semanas vocacionales de algunos colegios y universidades. La última actividad en la que estuvimos presentes fue en la asamblea Nacional del CAV recientemente desarrollada en Guanajuato, muy bien representados por Alejandro Lara.  

En Semana Santa procuraremos hacernos presentes en las misiones con grupos de jóvenes y familias para apoyarlos en esta importante actividad evangelizadora y vivir los días santos compartiendo y enriqueciéndonos de la fe de las comunidades que visitemos. 

Scroll to Top